1/3; 1/3; 1/3…

25 enero, 2012


No sé en tu país… en el mío nos hemos vueltos locos.

Todo es malo, nada vale, todos sospechan de todo el mundo.

Es el peaje a nuestro reciente pasado.

Nos habíamos olvidado de lo que somos y lo que hacemos aquí. Que las apariencias son eso… apariencias. Nos acostumbramos a vivir en la velocidad. Y las prisas son violentas [observa un rato un atasco y las caras de los conductores...]. Nos olvidamos que vivimos dando pasos y a veces sabiendo retroceder.  Somos tribales y seguimos a la manada… vaya a donde vaya.

Creo en un buen futuro. Creo en la vuelta a los valores del esfuerzo, la honradez, la paciencia, la voluntad… Confío que no volverá elcapitalismo “cerdo” [como dice Ecequiel], confío en que pagarán los responsables o nosotros mismos les apartaremos. No necesitamos su liderazgo. Creo que liderazgo lleva un apellido directo:liderazgo ético.

Confío en que no volveremos a dibujar hojas excel poniendo escenarios no realistas. Que empezaremos con un 850, y a los años y con ahorro compraremos un Simca. Confío que a nuestros hijos les enseñaremos con el ejemplo a volver a empezar. Confío que los que se hipotecaron por encima de sus posibilidades para vivir un poco mejor tengan los suficientes agujeros en su cinturón para apretarlo. Confío que los que hipotecaron su vida para enriquecerse aprendan y nos dejen en paz. Confío que por encima de todo podrá la honradez a la picaresca.El colectivo al individuo. Las personas a las cosas. El ser al tener.  La acción a esperar.

Que nosotros ahora como padres trabajaremos de sol a sol para digerir las calorías. Como lo hicieron nuestros padres… y los padres de nuestros padres.

Y que todos recordemos la regla del “tercio”: un tercio para la casa, un tercio para vivir, un tercio para ahorrar.

El péndulo volverá al punto medio. Hasta entonces… nos deberíamos ayudar. Tenemos muchos motivos.

 

Íñigo Alli

About these ads

5 Responses to “1/3; 1/3; 1/3…”

  1. ikyalmayer Says:

    También yo confío contigo, Iñigo. Tenemos que aprender a bajarnos del pedestal y a trabajar con humildad, día a día, sin creernos el rey Midas ni querer imitarle. Antes del tener está el hacer y precediendo a éste, el ser. Somos de tal pasta que necesitamos que nos lo recuerden con frecuencia. Gracias por hacerlo y que no te falte el aliento.


  2. Hola Iñigo, te escribo desde Murchante despues de estar leyendo a saltos este maravilloso blog.
    Naci en Pamplona en 1973 (creo que como tú) y estudié Pedagogía terapeútica en Pamplona y Barcelona. La vida ha ido pasando sin apenas darme cuenta, como a la mayoría. Un amor, una boda, un hijo super esperado, otro hijo más para completar la familia, y ya no pido nada más para mi felicidad.
    Pero la vida nos depara sorpresas, unas agradables, y otras no tanto. Un día, después de dos años y medio, te das cuenta de que algo no anda bien, que a tu hijo pequeño le ocurre algo. A partir de ahí, todos son prisas, “corred a Pamplona al hospital”, “prepararos porque parece que el chiquillo tiene un tumor”,. Pero no, el tumor no aparece y sin embargo le diagonostican una de esas enfermedades raras de las que nunca has oido hablar y que ni siquiera sabes que existen: “síndrome de Kinsbourne”. Nada degenerativo, como era mi mayor miedo, nada peligroso para su salud, pero si difícil de asimilar. Un carácter complicado, irascible, nervioso.
    Una sorpresa que nos cambió la vida a todos, y no siempre para mal. Lloro mucho con sus frustraciones, río mucho con sus ocurrencias, y me llenan el alma cada uno de sus logros.
    Adrián, así es como se llama mi “gran amor” ya tiene ocho años, y mi otro “gran amor” Iván, a punto de cumplir once, mi mayor apoyo y el de su hermano.
    Acabo de descubrir este blog, y estoy intentando pornerme al día. Qué grande es que haya personas como tú, y como tu hija.
    Besos
    Marian

    • inigoalli Says:

      Hola Marian,

      Ejemplo es el tuyo. Mi hija posee una discapacidad reconocida, “admitida”… hay otros síndromes con “apariencia normal” donde la sociedad se convierte más discapacitante de lo que ya es.

      Te mando todo mi ánimo. No sé otra forma de hacerlo.

      Un abrazo.

  3. GF Says:

    Muy cierto todo lo que escribes; ojalá en todo momento la humanidad nos alumbre …y no la ambición. El mundo actual se mueve por -y para- ésta, y nuestra obligación es cambiarlo.
    No dejes de escribir. Eres imprescindible.
    Gracias.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 35 seguidores

%d personas les gusta esto: