Hasta siempre Miguel Angel.

14 enero, 2012


Qué culpa tendrán sus tres hijos… demasiado pequeños todavía para entender que su padre ya no volverá.

Estas “gracietas” que nos da la vida… nos las entenderé nunca. Y sí. Sí era un gran tipo. Un tipo encantador. Que alguien me explique como se le explica a ésto a unos críos entre 13 y 6 años. Dichosa broma. Una broma que va remover las raíces de tres arboles en pleno crecimiento. Y una viuda rota.

Que me lo expliquen.

Imagina ese vecino, que se para con una sonrisa a darte los buenos días, el que en las tardes del corto verano del pueblo en el que vivo y mientras los niños no dejan oír por los gritos y carreras, amenizaba las tertulias con ese humor oscense.  Que no sé cual es el humor de un tipo de Jaca pero era el suyo, el de la eterna sonrisa.

Miguel Angel era de estatura bajito y un alma inmensa. Fue mi profe de prácticas en la carrera. Tenía cuarenta y siete. Cuarenta y siete…

Joder, sí que se van los mejores… prefiero callarme. No hay derecho.

Gracias por tus charlas, por ser tan humano.  Por ser persona. Por haber “querido” como se “quiere” a una niña como la mía.

Nos veremos Miguel Angel. Has vuelto a darme una lección… mientras deshojamos margaritas, lloramos por las esquinas porque no sé qué de reducción de la triple A de un país… has vuelto a hacer que sonría a tu paso. No hay peor cosa que la muerte. No lo olvidaré. Te lo prometo.

Dichosa meningitis.

GRACIAS Miguel Angel eres todo un señor. Se lo contaré a Inés cuando sea más mayor.

About these ads

2 Responses to “Hasta siempre Miguel Angel.”

  1. mama de 7 Says:

    Por mi trabajo casi todos los días vemos morir gente de mi edad (44), con hijos como yo, que nunca serán los mismos, con parejas que aunque les parezca mentira deben de continuar adelante. Y aunque nos hacemos una coraza, me rebelo ante esto.
    Siento mucho lo de tu amigo. Porque esto no debería de existir en un mundo perfecto.

  2. MARIA Says:

    Gracias, Iñigo…me uno a tu reconocimiento a ese vecino con el corazón inmenso donde, en poco tiempo, hemos cabido muchos.
    Gracias, Miguel Angel, por tu eterna sonrisa, por tu cariño gratuito, por tanto en estos pocos años…¡te vamos a echar de menos!


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 35 seguidores

%d personas les gusta esto: