Ella y él…

2 septiembre, 2011


Se quieren, vaya si se quieren.

Pasan muchas horas en el centro cultural al que suelo ir. A los talleres de cocina, a la biblioteca, al cine o sentados en hall mientras hablan horas y horas. Siempre van cogidos de la mano y se agarran como si en breve alguno de los dos se tuviera que marchar para siempre. Si no cogen sus manos se agarran con los ojos. Porque se quieren profundamente.

No son ajenos a las miradas de la gente porque tienen síndrome de Down.  El mundo convive con ellos pero padecen cada día la losa de la diferencia.

Lo más duro para ellos no es poseer esa discapacidad. Lo más injusto es que son conscientes de su discapacidad.

Y lo más doloroso para sus padres es esperar el día en que llegue su límite… me lo decía Luis mientras charlábamos de Sandra, su hija. Una mujer de 16 años que ya ha llegado a su tope de desarrollo en plena erupción sexual.

Luis daba vueltas a la cucharilla del café esperando tener respuestas, mientras con sus brillantes ojos me daban sosiego. Porque yo vivo en el maravilloso universo de la infancia de Inés al que todo el mundo le hace “gracia”.

Espero tener esa paz que tiene Luis, la serenidad única de un padre con una hija con síndrome de Down.

2 Responses to “Ella y él…”

  1. adriana perez carreon Says:

    Hola, gracias por compartir en forma tan honesta, tan transparente, es verdad, de pequeños, los niños y niñas con sindrome de down a todos nos hace gracia y hay que preparse para cuando crecen… cuando lleguen a los 16.. a los 26… a los 40, con la mayor calidad de vida posible. soy maestra de educacion especial, y me ayuda escucharte, para no perder de vista las dos cosas, disfrutar el presente, preparar el futuro.

    • inigoalli Says:

      Hola Adriana,

      Que toda una educadora a niños con discapacidad me deje este comentario es todo un orgullo. Muchísimas gracias.

      El optimismo no está reñido con ser realista. Es cierto que vivo la etapa de vida de mi hija en la que menos se diferencia en su comportamiento respecto a niños sin discapacidad, que lo “complicado” vendrá más tarde… pero no quita para que sienta una gran fuerza interna en disfrutar las pequeñas grandes conquistas de mi chinita.

      Un abrazo,

      Íñigo Alli


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: