…perdóname!…

3 febrero, 2011

Perdona si alguna vez “adoctriné” desde este blog… demasiadas veces no controlo mi entusiasmo.

Perdona si dedico tiempo a los imperceptibles detalles que pasan por tu lado… precisamente son ésos los que hacen intensa la vida.

Perdona si te castigó tanto y no quieres saber nada de ella… en tu mano está cómo vivirla.

El sábado fue un día horrible, pasé  por un sinfín de estados y ninguno se aproximó si quiera a la actitud Síndrome UP … no me soportaba y no quería saber nada de nadie. No soy ningún ejemplo…

En esencia, lo que sé en primera persona es que la gente obtiene el éxito o fracasa por las emociones. Siempre recordaré la muerte en accidente de mi amigo Richard y el respeto con que preparamos todos los amigos su funeral… y su ranchera preferida “caballo prieto azabache”…  o el día que nacieron mis hijos. No recuerdo cómo se hace una integral o con qué nota aprobé el último examen de la carrera.

No, no quiero más a Inés que a sus hermanos. El amor se resiste a clasificaciones. Sí la quiero especialmente. Ella me ha puesto las gafas que perciben las pequeñas cosas… ahora prefiero una buena charla con David o Luis Javier o Isabel a que me espere un audi en  mi garaje… lo reconozco, antes no.

Eso es para mí el Síndrome UP.

Íñigo Alli

Anuncios