Yo elijo sí.

29 septiembre, 2010


Por cada niño con Síndrome de Down que nace, cuatro de ellos se “quedan en el camino”.  Imaginad las razones.

Mi opinión sobre el aborto, ya la sabéis: Se llama Inés.

Pese a mi estado de plenitud en cuanto a nuestra decisión soy consciente de la “condición” de mi hija, de las complicaciones en su salud, su comunicación, su desarrollo, su interrelación futura…

No pienso discutir otras opciones respecto al milagro de una nueva vida salvo con contadas excepciones. Cada uno nos “justificamos” según nuestros “principios”.

Quien decide no seguir adelante, se está perdiendo: horas de preocupación por la subsistencia de un ser absolutamente indefenso ante la vida, un jarro de agua fría en madurez, una dura realidad, falta de horas de sueño, un cambio de expectativas…

y también… de la convivencia con un imán familiar, un ser puro, descubrir nuevos sentimientos o reencontrarse con otros viejos, un resorte, una responsabilidad, una suerte… [sí… una suerte], valorar los avances, valorar más los fracasos, valorar más los esfuerzos, ser protagonista de un nuevo guión vital…

Tener a Inés entre nosotros es lo más parecido a vivir con un ángel.

PD:Mientras escribo estas líneas un niño con Síndrome de Down de 4 meses se “está jugando la vida” por una deficiencia cardiaca severa. Vamos Ignacio!, Inés te necesita, cada vez “somos” menos. Te mandamos toda nuestra fuerza.                                      

Íñigo Alli

17 Responses to “Yo elijo sí.”

  1. Evolu-man Says:

    De pequeño había una cosa que siempre me ha llamaba mucho la atención. La cara de seriedad , de pocos amigos, de cansancio y de falta de felicidad, que los padres de aquellos niños con SD lucían en los paseos por las tardes junto a su hijos(as). El aura de carga que trasmitían era visible a la legua. Pero, ¿sabés? ahora ya con mas años, sigo viendo lo mismo… conozco mas casos que dijeron que Si, esgrimieron tus argumentos pero hoy día, no me atrevo a preguntar por que veo lo que ví de pequeño.

    • inigoalli Says:

      Yo tampoco lo sé.

      En cualquier caso, todo ha evolucionado [y gracias…] y lo que antes había que ocultar por el que dirán, hoy es normal, lo que antes era motivo de desgracia hoy puede o no serlo depende de nosotros. Lo que antes era una esperanza de vida de 35 años de una persona con SD hoy es de 55 años.
      Eso sí, nadie nos quitará el esfuerzo de llevarlo adelante.

      Muchas gracias por tus comentarios.

  2. Carlos Says:

    Lo del cansancio en los padres de hijos con SD, no lo discuto. Pero me parece que como en los demás padres. Hala, eso de la falta de felicidad, naranjas de la china. Pasarán por todas las dificultades del mundo, tendrán que enfrentarse a durísimos avatares, pero si algo nos dan los SD es felicidad.
    Quizás tengas que abrir los ojos.

  3. Mariano Says:

    ¿realmente nos dan más felicidad los niños Down?
    A mi, mi hijo Javier no me hace sentir más feliz que lo hacen sus hermanos.
    ¿realmente nos causan tanto sufrimiento?
    En mi caso, superados los problemas iniciales de salud, pues resulta exagerado.
    ¿realmente son causa de tanta preocupación?
    La verdad es que acaban aprendiendo lo mismo que el resto pero a otra velocidad.
    ¿realmente son más cariñosos que el resto?
    Tampoco en nuestro caso se cumple.

    ¿no estaremos contribuyendo con nuestros comentarios a que los estereotipos sobre los down se perpetúen?, y, lo que creo es peor, ¿no nos los acabaremos creyendo nosotros mismos?
    Probablemente se conviertan en argumentos para quienes deciden no tenerlos…. es solo una reflexión.

    • inigoalli Says:

      Muchas gracias Mariano,

      Si algo pretendo es romper con los estereotipos de los niños con síndorme de Down [“mi hijo no es down”, eso sí es un estereotipo].

      Me siento bien escribiendo sobre lo que siento educando a Inés, porque no se desvía ni un solo palmo de cómo educo a sus hermanos. Es decir, cada hijo es diferente y por tanto hay educarlo diferente.

      Un abrazom y gracias de nuevo.

  4. Mariano Says:

    Yo no tengo mucha más experiencia que tú, mi hijo tiene 3 años y medio, pero en lo referente a la educación, estoy de acuerdo contigo.

  5. Isabel Says:

    Yo tengo una nena de 21 meses que es un amor, la queremos con locura, pero a veces, al leer según qué comentarios tengo la sensación que se está sobrevalorando un poco el hecho de tener un niño con SD, a veces parece que és más un regalo del cielo que un problema y eso tampoco és justo.
    Tengo 3 hijos y cada uno de ellos tiene sus propias características y, por denominarlo de alguna manera, los envuelven sus propios problemas, eso es cierto, pero nada más lejos de la realidad pensar que la condición de tener este síndrome sea una bendición divina.
    Mi hija no es un problema pero sí el síndrome que padece, dado que, aunque lo hagamos con todo el amor del mundo, conlleva un sobreesfuerzo e incluso a veces sufrimiento para todos nosotros.
    Un saludo a todos y mucho ánimo!!

  6. Alex Says:

    Os voy a explicar como entiendo yo este blog y que pretendo aprovechar de su lectura. Iñigo no habla del sentimiento que genera el down o no, sino de las consecuencias de haber tomado una decisión tan valiente que muchos otros no sé si seríamos capaces de asumir.
    Habla de los sentimientos que le genera Inés y de la felicidad que le aporta día a día.
    Sí, seguro que cualquiera de sus otros dos hijos también se la han aportado de forma diferente pero Inés requiere más intensidad y probablemente también genera sentimientos diferentes a los de sus hermanos.
    A mí me gusta rodearme de gente que ve siempre el lado positivo, que te anima, que te da fuerzas y que te ayuda a caminar por esta vida de una forma mucho más intensa. Por eso lo leo.
    Quizás el hecho de conocerle de primera mano me ayuda a entender cada palabra que escribe y me hace parar a reflexionar y estar agradecido a la vida.

  7. Jose Says:

    Iñigo, no sabía nada de todo esto.
    Yo también le digo a mi hija todos los días que le quiero y se lo digo ya también a mi hijo, que nació el martes. ¿Será ese amor verdadero el que puede con todo y contra todo? Yo creo que sí.
    Tu blog está lleno de emoción, de ternura, de esperanza y de alegría de vivir.
    Un enorme y sentido abrazo virtual.

  8. maria jose gomez Says:

    Hola iñigo
    yo no me siento mas valiente que otra persona por haber ido a delante con el embarazo de mi princesa maria que está a punto de cumplir 3 años y que nos hace a ambos las personas mas felices del mundo y dar sentido a la vida
    solo mirarla nos llena…trabajo? sobreesfuerzo? creo que todo hijo supone una tarea, tarea que gustosamente hemos acatado cuando tomamos la decision de ser padres..
    animo y disfruta de tu ines tanto como nosotros de maria
    creo que la satisfaccion que nos deja cada uno de sus logros es lo mas reconfortante que nos puede pasar

    • inigoalli Says:

      Muchísimas gracias María José.

      Tienes toda la razón, Inés al igual que María es una hija más, una niña más… pero parece que ahí fuera no es así. Hay gente que decide no seguir adelante con el embarazo por el hecho de que tiene un “síndrome”… lo respeto, pero no lo comparto… porque se pierden un montón de sobreefuerzo y una plenitud de alegrías.

      Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: