Subnormal…

23 septiembre, 2010


Eres un retrasado!”… “vaya subnormal!”… “estás más sordo que una tapia!”… “eres más lento que un cojo “…

Quien crea que el lenguaje [o la intención del emisor] no es excluyente, es un necio o un hipócrita.

Clasificar a las personas con discapacidad y sin discapacidad es excluyente. Si no eres como yo, no estás en mi grupo y además no me molestes…

Mi visión de una persona con discapacidad es un  “iceberg”.

La parte visible son: sus rasgos, su comportamiento “no-normal”, su silla de ruedas, sus movimientos no coordinados, su forma de expresarse, … su soledad.

La parte oculta [ e inmensamente más grande] está la persona: sus metas, sus inquietudes, su propia consciencia  de su discapacidad o no, su día bueno, su día malo, sus gustos, sus aficiones,  sus rutinas, su felicidad, su infelicidad…   su personalidad: única e irrepetible.

Por eso, no puedo con palabras como:

- Dependiente: ¿acaso tú no dependes de otros para hacer cualquier cosa?

- Minusválido: “menos válido” que quién? respecto a qué?  

- Retrasado: soy capaz, “Déjame intentarlo”, “dame tiempo”…

- …

Si ya lo sé, es un asunto de raíz, de fondo, de educación, de respeto, de valores… Os suena? [de eso ya escribiré y mucho en el futuro...]

Inés es capaz, es una niña, es alegre, es movida, requiere cariño [como todos!], es curiosa, quiere aprender, quiere comunicarse, es feliz, tiene carácter… y después, tiene una “enfermedad mental”… y qué?

 Íñigo Alli

About these ads

15 Responses to “Subnormal…”

  1. RAFA Says:

    ¿Realmente es una “enfermedad”? Con todos mis respetos, Iñigo, yo creo que es diferente y que tiene un síndrome, no una enfermedad.
    Ahora mismo tengo delante a un chaval de 25 años con síndrome de down y, sinceramente, no me parece un enfermo.
    Quizás estoy equivocado, no lo sé, pero es mi impresión.
    Un abrazo

    • inigoalli Says:

      Bravo Rafa!!!! técnicamente desconozco si es o no una enfermedad. Es probable que así lo sea. No lo sé. Lo que sí quiero es que la gente que me rodea sepa que la discapacidad no es algo intrínseco de esas personas. Es una persona. Punto. Que tiene un síndrome [Down], una enfermedad [cáncer], un “retraso” cognitivo [discapacidad intelectual], una limitación en su cuerpo [discap. sensorial, orgánica, física...], etc…
      Estoy contigo, bendita “enfermedad” o síndrome.
      Vivir con Inés es lo más parecido a tener un ángel en casa.
      Un abrazo,

      Muchas gracias por los “mordiscos” que le das a mi hija cada verano. ya se ha convertyido en un ritual veraniego. Un abrazo.

  2. Down Araba Says:

    Hola Iñigo. Me sumo a tus seguidores. Las reflexiones que haces lo merece.
    Un apunte “técnico” al hilo del anterior comentario. NO es una enfermedad. Nos se “padece” ni “sufre” como tampoco se”cura”. Otra cosa es que haya ciertas patologías que puedan aparcer asociadas. Pero hay personas con SD (y sin él) completamente sanas, como hay perosnas con SD (y sin él) con enfermedades.
    Respecto a la idea del iceberg, yo hace tiempo que le doy vueltas. Ya lo he visto en algún otro sitio y me parece que es muy ilustrativo de lo que se ve del SD (p.e. los presiosos ojos almendrados) y lo que no se ve si no se profundiza como sentimientos, esfuerzo, cariño, mosquoes, ilusiones, tristezas… Vamos, lo que cualquier persona.
    Lo dicho Iñigo, aqui tienes otro lector y seguidor

  3. cristina lopez Says:

    crees que es una enfermedad?, yo creo que no. Antonio tiene una hipoacusia severa, no oye. Pero por eso no está enfermo, tiene simplemente algunas celulas ciliadas en el organo de corti de menos, ines simplemente tiene un cromosoma de mas, tanto a ines como a Antonio, algunas cosas, les van a ser un poco mas complicadas, pero no por ellos, no poruqe sean menos capaces, sino porque necesitan un poco de atencion y por lo general, los llamados normales, mas bien anormales, so somos capaces de verlo y facilitarlo.

    el otro dia me dijeron que mi hijo es un niño especial, y claro que lo es, pero no porque no pueda oir, que lo hará gracias a la tecnologia y gracias a la lucha y constancia que demuestra para hacerlo, sino porqué será capaz de desarrollar habilidades que solo niños como el, como inés, como muchos otros, son capaces de hacer y nosotros ni lo imaginamos!!! besos iñigo!!!

  4. Orientalore Says:

    Iñigo: te voy a contar dos historias por si te ayudan. Las dos son parte de mi vida así que mi algo te enseño vendrá en directo de las personas, de las relaciones… de donde procede al final todo “verdaderamente importante” aprendizaje. Allá por mis veintitantos… en la uni… tras varios años después de dejar derecho económico en Bilbao y caer otros años después por Iruñea…estaba estudiando psicopedagogía cuando un día, una profesora de la asignatura “sobredotación” nos explicaba el aporte tan importante que realizaban esos niños a la sociedad, el valor increible que suponía para el conjunto de los ciudadanos y lo tan necesario que era que recibiesen una atención muy especial en todos los ámbitos, el progreso que suponía para todos nosotros, el avance que nos ofrecían. Yo la escuchaba atenta, de acuerdo con lo que iba diciendo pero como ya tenía recorrido mucho por Zaragoza, Valencia, Granada etc. y había visto y vivido tanto y había perdido vergüenza por el camino y ganado el libertad (además que estudiar era un privilegio que iba a aprovechar hasta el final), como siempre, levanté la mano y dije que quería hacer un comentario. Dije algo así (y como puedes suponer va con un guiño hacia ti): “Estoy muy de acuerdo con lo que está diciendo pero sabe, en mi vida el aporte de “los que no llegan”, de “los que no entienden” y “los que tienen un ritmo más lento” ha sido tan grande e importante en humanidad, en sabiduria, en lo que vale en la vida y lo que no y tantas cosas… que creo que el mundo con ellos y ellas a nuestro lado gana y avanza enormemente”. De vez en cuando solía decir “y recondando a su compañera (ahí decía mi nombre)- lo que pasa es que o estaba allí o también ya aprendía mucho sola en la biblioteca y aún más por las calle de Etxabakoitz.
    Y sobre discapacidad, tengo a mi aita que es discapacitado y he visto-vivido su proceso y siempre pienso algo: la discapacidad está en la mente ni en los letreros, ni en las plazas de aparcamiento, ni en los adaptadores ni en las rampas. Mientras como ayer mismo siga habiendo gente que te dice que “hay que ayudar pero sin favoritismos, sin discriminar a los demás por que se sea minusválido” a la entrada de un garaje, mientras siga habiendo gente que sube en los ascensores y ni mira quien está esperando, mientras siga habiendo gente que falsifica tarjetas, ocupa asientos, y tantas cosas… seguirá habiendo discapacidad. Y ya con los niños y niñas nuestra responsabilidad es grande de convertir sus necesidades en nuestras respuestas, demandas en obligaciones. Un fuerte abrazo.

  5. Dani Says:

    Me gusta el punto de vista. La verdad es que nunca lo había pensado desde tu punto de vista, por lo menos no lo había pensado de forma profunda.
    La verdad es que es cierto que por encima de todo es una persona y qe como tal tiene la mismas necesidades que los demás. Es posible que esté limitada para hacer algunas cosas pero todos lo estamos en cierta manera. Además ella os da algo a los demás que estáis alrededor, cariño, alegría… Y eso es lo que todos necesitamos, casi, casi como el comer o respirar.
    Un saludo.

  6. Sonsoles Echavarren Says:

    Hola Iñigo,

    Soy Sonsoles, la compañera de Isabel. No sabía que tuvieras un blog. Lo he visto porque Eduardo, mi marido, lo ha puesto como estado en su Facebook. Te felicito. Tengo que confesarte que me he emocionado leyéndolo. Me está encantando. Te animo a seguir escrbiéndolo. Es muy interesante todo lo que cuentas, además de, como dices, terapéutico. Al conocer a Inés, lo leo con más interés. Te seguiré en la red te iré dejando comentarios. Un abrazo.

    • inigoalli Says:

      Gracias Sonsoles.

      No te sientas obligada a dejar comentarios. Me vale, y mucho, con el cariño que le das a mis hijos cuando nos juntamos.

      Un abrazo.

      • Sonsoles Echavarren Says:

        No me siento en absoluto obligada a dejar comentarios. Me encanta tu blog y a partir de ahora aquí vas a tener a una seguidora más. A ver si nos vemos un día con todos los peques.

  7. Arantxa Says:

    Hola Iñigo, ser una persona con discapacidad no es una enfermedad es una condición de la persona, en tu caso de Ines.
    Como tu bien dices todas las personas somos dependientes en diferentes momentos de la vida.
    Todas las personas somos “capaces” independientemente de nuestra condición…


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 35 seguidores

%d personas les gusta esto: