La discapacidad… eso tan lejano.

12 agosto, 2010


Tengo una teoría que me ronda desde hace tiempo:

Todos nosotros percibimos la “discapacidad” de diferente modo: indiferencia, compasión, desconocimiento, cariño… pero, en gerenal, todos la vemos como algo lejano.     

Mi tesis es muy sencilla: “La discapacidad está muy cerca de nosotros”

Dos argumentos:

1. En España viven 6 millones de personas con algún tipo de discapacidad [sensorial, física, intelectual, orgánica, psíquica…] de muy diferentes grados. La suma de todos ellos es como todo Chile. No está mal, no?

2. Tú y yo, nuestros hijos, padres, nuestros amigos.. a lo largo de su vida tendrán algún tipo de “discapacidad” antes o después: necesitaremos gafas para ver mejor, llevaremos muletas porque nos rompimos una pierna, necesitaremos un bastón a cierta edad o algún día dejaremos de andar porque no podemos, o no podremos razonar porque un alzheimer no nos lo permitirá… 

Por tanto, nadie es “impermeable” a una discapacidad .  

Es una percepción que la discapacidad sea lejana, es una realidad que antes o después [y espero que muy tarde!] nos acompañará a todos .

Mientras tanto: disfrutemos de las cosas pequeñas y no añoremos la gran felicidad.

Como siempre, gracias por acompañarme.

Íñigo Alli

9 Responses to “La discapacidad… eso tan lejano.”

  1. PerroVerd Says:

    Chile tiene unos 16 millones de habitantes, países con una población de 6 millones vendrían a ser Paraguay o Dinamarca

  2. Luis Llamas Says:

    Cuánta razón tienes. Cuando tienes que estar varios meses sin poder levantarte por una fractura y dependes de otros para realizar las tareas más básicas, te das cuenta de lo frágiles que somos y de cuánto podemos llegar a necesitar la ayuda de los demás.

  3. Evolu-man Says:

    La impermeabilidad a las debilidades ajenas es una respuesta primaria de supervivencia animal que permanece en nuestro comportamiento como defensa a lo que supone un consumo de energía que no esta alineada con la mera supervivencia. Sobre la superficie terrestre un ser que no puede protegerse a si mismo es rápidamente “asimilado”. Gracias a nuestra particular linea evolutiva podemos discernir y en muchos casos aprovechar la circunstancia de percepción para ser una mejor especie. Sin embargo tan sólo se da en determinados individuos confrontados muy directamente con la realidad.

  4. Gonzalo Ruiz Eraso Says:

    ¡Cuánta razón tienes! Antes o después en la vida vamos a tener que afrontar y superar las enfermedades y discapacidades de nuestros familiares más queridos y cercanos. En mi caso, mi padre falleció hace ya 13 años, a los 64, de un cáncer de colón detectado dos años antes, y a mi madre le diagnosticaron hace 9 años, con 62, Alzheimer. Tras un avance lento, ahora ya no puede si quiera hablar y ya casi no nos reconoce a mi hermano y a mí. Con veintipocos años, tuvimos que afrontar la enfermedad de nuestra madre, que ya no podía valerse por sí misma. Tuvimos que renunciar a nuestra independencia para cuidarla. Y aunque a veces te rebelas contra el destino y te preguntas el porqué, tiras para adelante y haces lo que debes de mil amores, porque en eso consiste formar una familia, en cuidar de tus hijos, tus hermanos, tus padres y tu esposa de la misma forma que seguro que ellos lo harían por ti. Otro día te hablaré de Belén, mi cuñada con Síndrome de Down, pero por hoy creo que ya me he extendido más de la cuenta. Un abrazo.

    • inigoalli Says:

      Gonzalo, tu mensaje me fortalece. Y me hace vivir más intensamente porque soy una persona afortunada. Mi blog trata sobre un ser humano, una vida…
      Un abrazo muy fuerte.

  5. Iñaki Says:

    ¡Bravo, Íñigo! Tu blog me parece tan valiente como necesario.
    Sabía que eras inteligente, pero me parece que Inés te está haciendo sabio. Quizá para ti escribirlo sea una terapia, para los demás va a ser un gran aprendizaje. Ofreces reflexiones con la autoridad del que vive la experiencia a diario y nos descubres verdades evidentes que no habíamos sabido ver, a pesar de tenerlas delante de las narices.
    Vale la pena!

  6. Alex Says:

    Pues aunque ahora ni mi subida de sueldo ni mi bonus dependan de ti, te sigo diciendo que tienes toda la razón.
    Intento trasladar tus reflexiones a mi forma de actuar diaria y creo que nos ayudan a tomarnos un tiempo de reflexión al amparo de nuestra cotidianidad.
    Yo, desde hace muchos años, me paro a pensar todos los días cinco minutos por lo afortunado que me siento y que soy, y eso me da muchas fuerzas para afrontar todo lo que venga.
    Gracias Iñigo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: