Lo que me importa…

13 febrero, 2012

Hoy 14 de febrero cumplo tres años.

Espero que mi regalo de cumpleaños no sean las gafas que me han puesto. No me acostumbro a ellas y encima me dicen que parezco azafata del 1,2,3…

Estos tres años los puedo resumir en: naturalidad y alegría.

Hoy por la tarde vendrán mis abuelos, mis tíos, mis primos, estará Nacho, Cristina, mamá y papá… y soplaremos una vela con el número “3”.

Eso es lo que en realidad me importa. Sentirme querida.

Lo digo porque últimamente mi padre sonríe menos. Debería aplicarse el cuento de lo que escribe en este blog.

Intenta disimular pero lo conozco ya hace tres años… en casa a veces se habla de un tal “tsunami” [no lo conozco... pero con ese nombre debe ser extranjero], de una hipoteca que deben llevar sobre los hombros, de trabajar muchas más horas, de apretar un cinturón…

Cosas muy raras pero que le rondan la cabeza a mi padre y a otros muchos padres…

Todavía no sé hablar para decirle que lo que realmente necesito es que esté conmigo, que siga sonriendo, que me importa un bledo pase lo que pase en el mundo siempre que estemos juntos, porque mi mundo es él, mi madre, mis hermanos, mis abuelos… los de siempre.

Y que no me hable de dificultades. No me gusta ver cómo los niños de mi clase ya hablan, se expresan, entienden más rápido que yo. No conozco otra palabra desde que he nacido: esfuerzo.

Pero el esfuerzo compartido sabe a dulce, a bombón, a pastel. No hay nada que no pueda encarar. Pero también sé que se puede ser feliz aunque los sueños no se cumplan.

Porque mis sueños pese a lo que planifiquen mis padres por mí y yo misma más adelante será vivir el presente y acariciarlo porque ya no vuelve.

Hoy cumplo tres años, tres años de luz y lo que me espera.

 

Inés.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 38 seguidores