1/3; 1/3; 1/3…

25 enero, 2012

No sé en tu país… en el mío nos hemos vueltos locos.

Todo es malo, nada vale, todos sospechan de todo el mundo.

Es el peaje a nuestro reciente pasado.

Nos habíamos olvidado de lo que somos y lo que hacemos aquí. Que las apariencias son eso… apariencias. Nos acostumbramos a vivir en la velocidad. Y las prisas son violentas [observa un rato un atasco y las caras de los conductores...]. Nos olvidamos que vivimos dando pasos y a veces sabiendo retroceder.  Somos tribales y seguimos a la manada… vaya a donde vaya.

Creo en un buen futuro. Creo en la vuelta a los valores del esfuerzo, la honradez, la paciencia, la voluntad… Confío que no volverá elcapitalismo “cerdo” [como dice Ecequiel], confío en que pagarán los responsables o nosotros mismos les apartaremos. No necesitamos su liderazgo. Creo que liderazgo lleva un apellido directo:liderazgo ético.

Confío en que no volveremos a dibujar hojas excel poniendo escenarios no realistas. Que empezaremos con un 850, y a los años y con ahorro compraremos un Simca. Confío que a nuestros hijos les enseñaremos con el ejemplo a volver a empezar. Confío que los que se hipotecaron por encima de sus posibilidades para vivir un poco mejor tengan los suficientes agujeros en su cinturón para apretarlo. Confío que los que hipotecaron su vida para enriquecerse aprendan y nos dejen en paz. Confío que por encima de todo podrá la honradez a la picaresca.El colectivo al individuo. Las personas a las cosas. El ser al tener.  La acción a esperar.

Que nosotros ahora como padres trabajaremos de sol a sol para digerir las calorías. Como lo hicieron nuestros padres… y los padres de nuestros padres.

Y que todos recordemos la regla del “tercio”: un tercio para la casa, un tercio para vivir, un tercio para ahorrar.

El péndulo volverá al punto medio. Hasta entonces… nos deberíamos ayudar. Tenemos muchos motivos.

 

Íñigo Alli

Qué culpa tendrán sus tres hijos… demasiado pequeños todavía para entender que su padre ya no volverá.

Estas “gracietas” que nos da la vida… nos las entenderé nunca. Y sí. Sí era un gran tipo. Un tipo encantador. Que alguien me explique como se le explica a ésto a unos críos entre 13 y 6 años. Dichosa broma. Una broma que va remover las raíces de tres arboles en pleno crecimiento. Y una viuda rota.

Que me lo expliquen.

Imagina ese vecino, que se para con una sonrisa a darte los buenos días, el que en las tardes del corto verano del pueblo en el que vivo y mientras los niños no dejan oír por los gritos y carreras, amenizaba las tertulias con ese humor oscense.  Que no sé cual es el humor de un tipo de Jaca pero era el suyo, el de la eterna sonrisa.

Miguel Angel era de estatura bajito y un alma inmensa. Fue mi profe de prácticas en la carrera. Tenía cuarenta y siete. Cuarenta y siete…

Joder, sí que se van los mejores… prefiero callarme. No hay derecho.

Gracias por tus charlas, por ser tan humano.  Por ser persona. Por haber “querido” como se “quiere” a una niña como la mía.

Nos veremos Miguel Angel. Has vuelto a darme una lección… mientras deshojamos margaritas, lloramos por las esquinas porque no sé qué de reducción de la triple A de un país… has vuelto a hacer que sonría a tu paso. No hay peor cosa que la muerte. No lo olvidaré. Te lo prometo.

Dichosa meningitis.

GRACIAS Miguel Angel eres todo un señor. Se lo contaré a Inés cuando sea más mayor.

si…

10 enero, 2012

Si tienes prisa, si hace tiempo que no sonríes, si ya no recuerdas cuando fue la última vez que te diviertes, si tienes miedos, si te pueden tus miedos, si sigues pensando que el éxito se mide por lo que tienes, si sigues pensando que el poder es lo más importante, si no te cuidas, si comes mal, si trabajas demasiado, si solo eres imprescindible para tí, si ya no piensas en qué piensa el que está a tu lado, si eres amigo mientras no te necesitan, si desapareces cuando no va con tus intereses, si bostezas cuando alguien habla y no te interesa, si te molestan los demás, si eres incoherente, tus amigos son lo primero pero no los ves, tu familia es lo primero pero no te conocen, si dices que estás bien y no lo estás, si el fondo sabes que estás solo, si eres un capullo y además te comportas, si el dinero es tu único interés, si sabes que estás perdiendo, si te estás ahogando…

Yo también me sentí así y vino Inés para salvarme…

Busca tu tabla de salvamento… antes de que sea demasiado tarde.

 

Íñigo Alli

 

Muchas gracias….

1 enero, 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un reporte para el año 2011 de este blog.

Aqui es un extracto

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog fue visto cerca de 28.000 veces en 2011. Si fuese un concierto en la Ópera, se necesitarían alrededor de 10 actuaciones agotadas para que toda esa gente lo viera.

Haz click para ver el reporte completo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 35 seguidores