Gracias por este año, Inés.

31 diciembre, 2010

Mi último post del año un “tanto especial”…

Definitivamente ha sido un gran año. Han aparecido por mi vida personas tremendamente interesantes, y de todas ellas he aprendido. He ampliado relación con algunos cuantos hasta considerarlos mis amigos y otros se han ido diluyendo porque ya poco me unía a ellos.

He mejorado, he crecido, he volado y me he parado en los momentos que lo necesitaba, me he exigido posiblemente como nunca, y he disfrutado como siempre. He cantado, he reído, he llorado…

Y siempre cuando lo he decidido.

A todos los que me habéis ayudado: GRACIAS.

Si quieres ser infeliz no tienes más que pensar en serlo, te lo aseguro lo serás. Y lo que es peor… contagiarás a tus hijos…. y eso no te lo perdono.

Si quieres intentar ser feliz…. piensa precisamente que lo eres.

Nota: A los que sospechen que mi blog roza la “inocencia” y que todo es “de color de rosa…”

Te escribo desde la habitación 419 del hospital, cama 1. Inés tiene neumonía en un pulmón entero. Tras 2 días con crisis de respiración, de ponerse cianótica, con fiebres altas, sabiendo a posteriori que su corazón ha sufrido… [dichosa ignorancia!]…. Yo no he elegido pasarlo mal estos días, ni pasar la NocheVieja y quien sabe si Reyes en un hospital… no me gusta.

Pero,  mira!, me ha humanizado más, he logrado un nivel de complicidad con mi hija que nadie podrá quitarme…

Ya sé que la vida no es de color de rosa… lo sé, y qué?.

Mi grito de guerra es Síndrome UP, porque encierra cosas que descubro nuevas cada día, cosas que me hacen bien. Yo tengo síndrome UP. No me hables de crisis…

 

Feliz año 2011, porque no depende de nadie más que de tí.

 

 

Íñigo Alli

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 38 seguidores